Acedias, salmonetes, tapaculo, pijotas

Consejos para una buena fritura de pescado

facebooktwittergoogle_plusby feather

Es muy posible que alguna vez hayas degustado o te hayan hablado de las maravillas del pescaíto frito de Cádiz. Degustar uno de estos surtidos de pescaíto frito, acompañado de un buen fino o manzanilla, es una auténtica delicia difícil de olvidar.

Aguasalá pone a tu alcance una gran variedad de pescados de calidad, frescos y salvajes. Te lo enviamos donde tú nos digas. Ahora bien, ¿sabes cómo freirlos para que quedensequitos, crujientes y jugosos”? Sigue leyendo y te daremos unos consejos para que todo salga perfecto.

Para disfrutar de un buen pescaíto frito debes tener en cuenta tres importantes factores: el pescado, el aceite y la harina.

El pescado. Es muy importante que el pescado sea de calidad. Aguasalá te puede enviar una gran variedad de pescados frescos, ya limpios y listos para freír: acedías, salmonetes, gallitos, pijotas….o, si lo prefieres, pescados grandes para freír cortados en rodajas.

El aceite. Se debe utilizar un aceite que soporte altas temperaturas. Preferiblemente, aceite de oliva virgen extra. Si gustas de algo con menos aroma, usa un aceite de oliva suave.

Pondremos abundante aceite y dejaremos al fuego hasta que esté bien caliente, sin que llegue a humear. Freiremos los pescados de poco en poco, de manera que no baje la temperatura del aceite, así conseguiremos una fritura rápida que hará que el pescado quede jugoso y crujiente.

La harina. Para una buena fritura se utiliza “harina de pescado”, una harina de trigo duro con algo de mezcla de salvado que hace que se forme una costra envolvente, logrando que el pescado consiga una textura crujiente. La harina debe cubrir todo el producto, adherirse bien y de forma uniforme.

Aguasalá le envía junto con su pedido de pescados harina “El Vaporcito”, empresa pionera en harina de freír, herederos de la tradición de antiguas moliendas, lo que le da ese característico sabor y propiedades, un producto totalmente natural que se elabora y envasa a diario, cien por cien trigo duro de altísima calidad, seleccionado, sin aditivos químicos y sin conservantes.

Y, teniendo en cuenta lo dicho, podemos pasar a la acción. Vamos a freír nuestro surtido de pescaíto frito siguiendo estos sencillos pasos:

  • Limpiar y lavar el pescado en agua fría. Dejamos que escurran bien el agua. Si necesario, secar un poco con papel de cocina.
  • Sazonamos al gusto.
  • Pasamos el pescado por la harina de pescado, asegurándonos de que quede bien cubierto. Podemos agitarlos para eliminar el exceso de harina.
  • Freír en abundante aceite de oliva, asegurándonos de que el aceite esté bien caliente
  • Cuando veamos que el pescado está doradito, sacamos y ponemos en una bandeja con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.
  • Pasar a una bandeja limpia y servir calentitos.
  • Como acompañamiento podemos poner una ensalada verde, pimientos asados, unas rodajitas de tomate, un pisto de verduras o……. ¡¡más pescaítos fritos!!
facebooktwittergoogle_plusby feather